Search:
Bishop Curry
Jul 19 2021

Un regreso lento: una carta pastoral del Obispo Yehiel Curry

9 de Julio, 2021 

Estimados Compañeros en el Ministerio: 

Junto al anuncio de la Fase Cinco en Illinois, vino un renovado sentido de esperanza para muchas de nuestras congregaciones. Los líderes, algunos por primera vez desde el inicio de la pandemia, se sintieron empoderados o incluso liberados para reabrir sus puertas para el culto en persona sin temor a un riesgo excesivo para sus comunidades. Los ministros ordenados y los equipos de culto dieron un suspiro de alivio al tener que pensar un poco menos en la grabación y edición, así como también un poco menos de visitas pastorales a través de Zoom. Muchos de nosotros soñamos en grande, imaginando que se abrían las compuertas, miembros y visitantes que llegaran al anuncio de tan buenas noticias: ¡Por fin! ¡Bienvenidos a casa! ¡Vengan! 

Al mismo tiempo, algunos de nosotros, todavía abrumados, simplemente esperábamos finalmente encontrar un ritmo y una rutina semanal más constantes y familiar para encontrarnos, para desarrollar el compañerismo, la comunión, la música, etc.  

Estos sueños son buenos e importantes. Sin embargo, la realidad a la que pronto se enfrentaran la mayoría de nuestras comunidades, indica que, después de un tiempo alejados los unos de los otros, la realización de tales sueños no será instantánea. En cambio, tomará algo más de tiempo y voluntad, extendiéndose más allá de una nueva fase o de un anuncio alegre. 

Del mismo modo, hemos observado que las esperanzas de un regreso apresurado a las rutinas anteriores se han visto un poco frustradas por las normas y patrones desarrollados en muchas de nuestras comunidades a lo largo de esta pandemia. Por ejemplo, una de esas normas podría ser (por ahora) dormir o mirar la iglesia en línea los domingos por la mañana. Y, sinceramente, ¡está bien! Recordemos, después de todo, que estamos saliendo de una pandemia mundial que ha perturbado, sacudido y traumatizado muchas de nuestras vidas y medios de subsistencia. 

 Al mismo tiempo, escuché y experimenté la ansiedad de estos tiempos. “¿Qué pasó?” podríamos preguntar. “¿Por qué nuestra gente no ha vuelto?” “¿Lo harán alguna vez?” “¿Qué hice mal?” 

Si bien quizás estas preguntas permanecerán sin respuesta, quiero asegurarles que al hacerse esta pregunta, no están solos; y, en caso de que haya alguna duda, la culpa no es suya, en absoluto. Mientras el personal pastoral de MCS ha estado conversando con los ministros ordenados, hemos encontrado de manera anecdótica que la mayoría de las congregaciones, desde que regresaron al culto en persona, han registrado solo alrededor de ¼ o -½ de sus números de asistencia prepandémica. Hay excepciones, por supuesto, pero esto es bastante común en todos los ámbitos. En las iglesias de 40 están adorando entre 7 y 10. Las iglesias de 200 pueden tener 100 o 50 presentes, y así sucesivamente. Este “retorno lento” es la norma actual mientras todos atravesamos esta fase de la pandemia. 

Agreguen a estas realidades la constante fatiga de decisión con la que los líderes se han enfrentado a diario, junto con las cargas de trabajo cambiantes de los últimos meses, y no es de extrañar que también hayamos presenciado un mayor desgaste entre nuestros líderes, así como incidentes de crisis vocacionales. 

Aunque no hay una solución o una solución fácil en este momento (estamos en proceso de cambio), mi ardiente deseo es asegurarles que no están solos. Mientras buscamos navegar por lo que se necesita no solo para regresar a la iglesia, sino para ser iglesia en un nuevo tiempo, mi intención es que lo hagamos juntos y que, al hacerlo, nos respaldemos los unos a los otros. 

En las próximas semanas, recibirán información de la oficina del sínodo sobre el espacio y el tiempo para procesar como líderes religiosos, así como el espacio para soñar juntos sobre los próximos pasos a seguir. Espero que encuentren en estos eventos una oportunidad para su propia salud y la salud de su comunidad. 

Mientras tanto, tómense un tiempo libre para rejuvenecer y sanar. Conéctense entre sí. Comuníquense con los líderes de su conferencia y con el equipo pastoral del MCS para obtener apoyo. Por favor, háganos saber cómo podemos ayudarles. 

Además, si aún no han tenido la oportunidad, tómense un tiempo para presentar una solicitud al Fondo de apoyo congregacional, al Fondo de recuperación congregacional, así como a otros recursos del MCS que están destinados a ayudarlos a vivir la misión y el ministerio de Dios en sus comunidades. 

Seamos iglesia juntos, estemos juntos y abrámonos unos a otros mientras avanzamos hacia el próximo estadío de la iglesia, un día a la vez. 

En Cristo, 

Rev. Yehiel Curry 

Obispo, Sínodo Metropolitano de Chicago, ELCA 

Share Post


In Jesus’ name: we proclaim the gospel, make disciples, do justice.

THE METROPOLITAN CHICAGO SYNOD IS A RECONCILING IN CHRIST SYNOD

What does this mean?

X