Search:
January 6, 2021 | Message from Bishop Yehiel
Jan 08 2021

Una carta del obispo Yehiel Curry abordando los eventos del 6 de enero de 2021

Bishop Curry Synod Council 2020

Estimados socios en el ministerio:

El miércoles por la tarde, después de un día de reunión y planificación virtual con el personal pastoral del sínodo, cerré la ventana de Zoom en mi computadora. Satisfecho con nuestro trabajo colectivo, respiré hondo, agradecido por un equipo maravillosamente dedicado y altamente competente.

Después de unos momentos, miré mi celular. Inmediatamente me di cuenta de que las notificaciones y mensajes de texto que había recibido durante el día eran más de los que podía contar. Amigos, familiares y colegas, muchos de los cuales son afrodescendientes, se acercaron a mí, sorprendidos. Muchos me enviaron mensajes de texto con palabras similares. “Nos habrían disparado,” dijeron una y otra vez.

“Si fuéramos nosotros, nos hubieran disparado.”

Abrí la puerta de la oficina, gritando en el espacio vacío, “¿Qué está pasando?” Otros dos estaban en la oficina. Ninguno de los dos había escuchado aún la noticia.

Para mí, Epifanía, enero, el Año Nuevo, es una época de tableros de visión y nuevos comienzos. La esperanza de algo nuevo nos recibe mientras miramos al niño acunado en los brazos de Maria. Y, sin embargo, no vi ninguna esperanza mientras miraba esta noticia.

Cuando aparecieron en mi pantalla los titulares “El Capitolio bajo ataque,” “Una mafia de extrema derecha ataca el Capitolio,” “Caos en el Capitolio,” etc., algo sucedió en mí psicológicamente. Por un momento, el tiempo pareció colapsar. Mientras observaba a los supremacistas blancos que llevaban banderas confederadas al Capitolio de los Estados Unidos, recordé imágenes de la misma bandera izada en avión sobre eventos deportivos en 2020 y llevada a Charlottesville en 2018.

Al ver a los supremacistas blancos caminar libremente en un lugar que simboliza nuestra democracia, vi al mismo tiempo a los supremacistas blancos que han sido alentados en manifestaciones y marchas en toda nuestra nación, año tras año, como líderes en nuestros niveles más altos se han negado a denunciar la intolerancia, reconocer el racismo sistémico o condenar la violencia racista contra personas que se parecen a mí.

Al ver a esta multitud en DC recibir una manifestación de ánimo y elogios del presidente, recordé imágenes de gases lacrimógenos lanzados contra manifestantes pacíficos en esas mismas calles de DC, y recordé al presidente posando con nuestras sagradas escrituras, bendiciendo la violencia contra las multitudes pacíficas.

Por último, cuando vi imágenes de hombres y mujeres, neonazis conocidos y negadores del holocausto sosteniendo pancartas, amenazando con violencia y portando armas, se encontraron con muy poca presencia policial, no pude evitar ver también imágenes de Anjanette Young, George Floyd, Breonna Taylor, Freddie Gray y muchos otros, pasar por mi mente: una escena, una muerte, un trauma tras otro, tras otro, tras otro. No pude evitar ver a los agentes absueltos del uso de la fuerza excesiva y a los agentes absueltos de asesinato con base en afirmaciones de miedo, absueltos porque dijeron tener miedo.

“Nos habrían disparado,” escuché nuevamente las palabras de mis hermanos.

“Si fuéramos nosotros, nos hubieran disparado.”

Sí, al ver los eventos en Washington DC esta semana, vi los eventos no solo de los últimos cuatro años sino de gran parte de mi vida. Y esta no fue mi experiencia solo. También fue la experiencia de innumerables personas negras y de color en todo este país, las que se acercaron a mí y las que aún no he conocido.

De hecho, el miércoles fue más que el miércoles. Fue un trauma, reabierto, inundándonos y obligándonos a revivir esos momentos de dolor y opresión, una y otra vez.

Para mí, Epifanía, enero, el Año Nuevo, es una época de tableros de visión y nuevos comienzos. La esperanza de algo nuevo nos recibe mientras miramos al niño acunado en los brazos de María. Pero los eventos de este miércoles pasado no eran nada que esperar. De hecho, estos eventos destacaron una vez más las disparidades que existen en nuestra nación, recordándonos una vez más que la búsqueda de la paz, la justicia y la equidad nunca debe cesar.

Mientras buscamos un futuro alternativo, el futuro de Dios visualizado en las enseñanzas de Jesús sobre el Reino de Amor de Dios, les pido que vuelvan a comprometerse conmigo en el trabajo de desmantelar la supremacía blanca en nuestros corazones y en el mundo. ¿Harás esto?

También les pido que oren conmigo por todos aquellos que actualmente viven con un miedo renovado y un trauma y dolor resurgido.

A nuestros líderes, les pido que aprovechen este momento como una oportunidad para tener conversaciones valientes con su familia, vecinos y comunidad. Confiamos en que cuando nos reunimos en Cristo, Dios puede instigar el cambio incluso en los corazones más endurecidos y que Dios, de hecho, está con nosotros mientras trabajamos por una iglesia y un mundo donde nadie tiene que decir: “Si fuéramos nosotros, nos hubieran disparado.”

A medida que continuamos procesando y actuando juntos, comuníquese con el personal del sínodo para oración, guía y colaboración, mientras seguimos a Jesús por caminos de justicia, rectitud y amor liberador.

En Cristo,

Obispo Yehiel Curry

Sínodo Metropolitano de Chicago, ELCA

Share Post


In Jesus’ name: we proclaim the gospel, make disciples, do justice.

THE METROPOLITAN CHICAGO SYNOD IS A RECONCILING IN CHRIST SYNOD

What does this mean?

X